20 de junio de 2017

Crítica a 13 Reasons Why: El instituto, espejo de la sociedad machista

13 reasons why ha sido un boom en los últimos meses; todo el mundo habla de ella. Aunque no es la mejor serie del mundo, todos quieren verla. La serie, producida por la actriz y cantante Selena Gómez, retrata como es la adolescencia, como la sufren los jóvenes en los pasillos de los institutos y como los padres no lo toman en serio porque lo consideran cosas de niños. Pueden considerarse casos aislados o tonterías pero la suma de todo puede ser catastrófica. 13 reasons why es una idea original y ha conseguido llegar a la audiencia. Esta ficción contiene todos los estereotipos que hay de los centros de secundaria; los populares, el raro, el inteligente, la más guapa y la más fea. Cada uno tiene su lugar y así se encargan de demostrarlo los más fuertes ejerciendo su poder sobre los débiles.

Sin embargo, lo que más destaca la serie es la figura de las mujeres y como sufren por el mero hecho de serlo. Hanna Baker -la protagonista- es una víctima más del machismo a pesar de ser ella quien acabe con su vida. A través de los 13 capítulos vemos como debe soportar agresiones verbales y físicas, ser sobada por compañeros del instituto y sufrir una violación pero es en el capítulo trece donde más destaca la sociedad patriarcal que nos envuelve.

 En el episodio 13 hay una escena entre el señor Porter -el coordinador del instituto- y Hanna Baker en la que queda perfectamente retratada la situación de una mujer violada ante la sociedad. Hanna le cuenta al señor Porter que fue violada. Ante su confesión, él reacciona preguntando ¿Hiciste tu algo? ¿Le dejaste claro al chico que no querías nada con él? ¿Seguro que no es, que en realidad, te arrepientes de lo que hiciste? Para terminar aconsejándole que lo deje pasar -que no lo cuente y que piense que, cuando finalice ese año escolar, no volverá a ver al chico en cuestión (nunca lo considera un violador porque no cree lo que Hannah le confiesa)-.

Esta escena es un espejo que refleja nuestra sociedad porque pasan esas cosas; hay chicas que son violadas y nadie las cree. ¿En qué clase de mundo vivimos que cuando una mujer es víctima de  agresión, la sociedad la culpa a ella de lo ocurrido? Para cambiar el mundo deberíamos dejar de enseñar a las chicas a tener miedo a volver casa a solas, a ser violadas y a llevar las llaves de casa en la mano como un puño americano y se debería enseñar a los niños que no pueden violar a una chica, que no pueden matarlas y que no pueden sentirse superiores al género femenino porque no lo son.

Si Hannah en lugar de ser chica fuera chico posiblemente nadie la hubiese llamado Zorra ante su supuestas relaciones sexuales con Justin Foley -uno de sus compañeros-, que dicho sea de paso no le interesaban a nadie. Tampoco hubiese sido cosificada ni acosada en su propia casa. Por ello, si algo consigue esta serie es demostrar que una cadena de acontecimientos desagradables pueden rebasar el vaso y que los nuestros actos pueden tener consecuencias catastróficas en otros.


19 de junio de 2017

El león dormido de Marian Izaguirre

SINOPSIS 

Pablo Ferrer -un periodista casi acabado a cuya grave desazón profesional se añade una ruptura amorosa, no por esperada menos temida- acepta finalmente un trabajo que lleva algún tiempo evitando: entrevistarse con una anciana que, setenta y cinco años después, pretende aportar una información nunca divulgada sobre el Desastre de Annual. La historia de esa mujer, Lucía Osman, pronto vencerá las reticiencias iniciales del periodista: vendida por su padre a un prostíbulo siendo casi una niña y capturada poco después por los rifeños, su propia historia guarda las claves de un vergonzoso secreto, conocido por los militares y el gobierno español de la época, y hasta entonces nunca divulgado. Ha pasado el tiempo, ha cambiado el mundo, y en el fondo de mi ser sigo siendo esa pequeña mestiza a la que vendieron en un burdel de Melilla por un fajo de billetes sucios. Así comienza su relato la protagonista de esta apasionante novela de Marian Izaguirre, que mereció el IX Premio de Novela Ciudad de Salamanca.



 OPINIÓN PERSONAL 


"A espabilar, chicos. Que el verdadero periodismo se hace así, arañando la mierda y planteando preguntas."

Pablo Ferrer es un hombe con una vida llena de desastres; personales, profesionales y amorosos. Como periodista ya no siente ningun emoción por su profesión. Como pareja ha perdido -otra vez-. Y en su papel más importante, como padre, tampoco ha sabido lucirse en demasía. Pertenece a una generación de periodistas que creían poder comerse el mundo y que, con los años, se han desencantado. Lucía Osman es una mujer que -prácticamente- nació para sufrir. Toda la vida a merced de los hombres, recibiendo agresiones -una detrás de otra-, aguantando como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie. 

Él no se fía de ella y por eso consigue evitar reunirse con ella durante mucho tiempo hasta que César, su jefe, le obliga a visitarla. Pablo espera encontrarse a una anciana aburrida que solo desea relatar historias de juventud. Pero una fotografía le hará dudar de la historia oficial que se conoce de lo ocurrido en el Desastre de Annual. Lucía se presenta como un misterio que prende mecha a la curiosidad del periodista. Ambos emprenden una relación de desconfianza e intereses ocultos entre ellos y la historia reciente con el objetivo de arrojar luz sobre todas las dudas.

La intriga generada por la autora se mantiene a lo largo de todo el libro y no se resuelve hasta la última página. Es una buena lectura aunque ciertas páginas se vuelven farragosas por la cantidad de detalles que narran. 


SOBRE LA AUTORA

Marian Izaguirre nació en Bilbao. Es autora de  La vida elíptica (1991), con la que obtuvo el Premio Sésamo, Para toda la vida (1991), El ópalo y la serpiente (1996), Nadie es la patria, ni siquiera el tiempo (1999), La Bolivia (2003), El león dormido (2005), La parte de los ángeles (2011) y Cuando aparecen los hombres (2017).

14 de junio de 2017

Entrevista a Víctor Antolí: «Quería que se trabajara el tema del acoso, pero de una forma diferente»

Víctor Antolí dirige Nada Será Igual, una película contra el bullying


Carlota Martel/Mónica Serrano. Castellón

Víctor Antolí, actor y director de la Escuela Municipal de Teatro de Castellón (EMTC), empezó en el mundo de la actuación hace seis años, cuando viajó a Madrid para realizar un curso de Inglés. Allí, empezó su formación actoral con unas clases de iniciación a la interpretación tras las que decidió seguir con su educación y realizar un máster en Cine y Televisión. Trabajó en el Teatro Español como técnico de dirección hasta que decidió volver a Castellón para formar su propia academia de interpretación y dirigir su primera película: Nada será igual.

«Decidí volver porque estaba saturado del mundo del espectáculo. Ser actor es una profesión en la que son otros los que deciden si trabajas o no», afirma el castellonense respecto a su regreso. En el informe anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se mostraba que de 600 casos de suicidio el 50% habían sido causados por el bullying. «Algo había que hacer con eso, ¿no?», exclama Antolí.

Nada será igual es un proyecto contra el acoso escolar que nace de las historias de sus propios alumnos. «Me contaban que dentro de clase podían ser ellos mismos porque no se metían con ellos», explica el entrevistado. El filme está diseñado como una herramienta pedagógica gratuita que pudieran utilizar los institutos para enseñar valores a sus alumnos. «Quería que se trabajara el tema del acoso, pero de una forma diferente», expone el actor.

El mediometraje empezó como una serie de clips que se publicaron durante seis semanas, un vídeo cada lunes, en la plataforma Youtube. Ante la respuesta recibida por el público, el castellonense se planteó hacer una TV movie dividida en dos partes. «Al empezar el proyecto pensaba que si llegaba a una persona, ya estaría satisfecho. No me imaginaba esta respuesta», manifiesta. La segunda parte de la película se rodará el próximo julio y tiene previsto su estreno a mediados de septiembre, en plena vuelta al ciclo escolar.

El 2 de mayo, Día Internacional Contra el Acoso Escolar, se celebró la NSIExperience, una iniciativa en la que los participantes debían escribir una carta de apoyo a la protagonista del largometraje. «De forma anónima apoyan a una persona que no conocen, es un personaje de ficción, pero podría ser cualquiera de ellos», declara el director. La carta, convertida en avión de papel, se lanzaba al aire, así cada alumno recibía un mensaje anónimo que le demostraba que no estaba solo.



13 de junio de 2017

Reportaje: Horarios escolares polémicos

La jornada continua en los colegios ha levantado gran controversia

Mónica Serrano. Vila-real

En España, los centros educativos de Infantil y Primaria siempre se han regido por un horario de jornada partida, es decir, con clases de 9:00 a 13:00 y de 15:00 a 17:00. Ahora, desde el Ministerio de Educación se ha planteado la opción de cambiar las horas lectivas. La Conselleria de Educación les ha brindado a los padres la oportunidad de elegir entre continuar con esta agenda o cambiarla a una jornada continua que comprenda de las 8:00 a las 15:00 sin descanso como se hace en los institutos de educación secundaria—. Durante este curso, los centros que así lo decidan, pueden convocar unas elecciones para decidir si se implanta una jornada matinal intensa o se permanece como hasta ahora, con clases por la mañana y la tarde con un descanso a mediodía.

Juani García, presidenta del AMPA en el CEIP Pasqual Nácher de Vila-real (Castellón) y miembro del Consejo Escolar del mismo, confesó que los profesores de dicha escuela estaban más que satisfechos con el posible cambio de horario. Y agregó, además, que había que tener en cuenta que para el personal docente, este nuevo horario significaría salir un par de horas antes de la escuela. Los profesores de los centros más favorables al cambio argumentan que la jornada continua tiene beneficios en el aprendizaje del alumnado, un aumento de la capacidad de atención por parte de este -algo que corrobora Mercè Batalla, estudiante de Magisterio Infantil en la Universitat Jaume I y monitora de tiempo libre- y una mejora en la vida familiar.

<<La conciliación supone hacer auténticos encajes de bolillos, por lo que los padres y madres se deciden por una u otra en función de sus necesidades. No es que no les preocupe lo que es bueno o no para sus hijos, sino que su necesidad principal es hacer coincidir sus horarios>>, explicó Beatriz Menéndez, pedagoga y directora de Esparcer.com, en 2014 en el ABC. La Conselleria, ha dejado en manos de los padres la decisión, lo que ha provocado un gran número de problemas entre algunos padres y el profesorado. <<No solo eso. -afirma Rafael Feito Alonso, profesor de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid- También hay enfrentamientos entre padres. Más bien lo que hay es un abuso de poder moral por parte del profesorado, el cual es juez y parte en esta cuestión>>.

En el caso de Juani García, ella confiesa que sus intereses como madre y sus intereses como portavoz de la comunidad educativa desde su puesto de representante de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos, han chocado. <<Hay que tener moral>>, afirma al hablar de que, aunque estuviese en contra del proyecto, se sentiría en la obligación de votar <<Sí>> a la propuesta realizada por el personal docente para que, así, todos los padres puedan conocerlo y votar respecto a sus inclinaciones personales. <<De otra forma -añade- no sería una democracia, sino una dictadura>>. Sin embargo, mostró su preocupación respecto al proyecto hecho -según ella- con <<corta y pega>> de otros. Y alude a que la plantilla de maestros no han definido de forma clara la propuesta. Para llevar a cabo un cambio tan importante en el sistema educativo, hay que pensarlo y dejar todo bien atado, en ello coinciden todos los implicados en la polémica.

<<Los padres no votan cambiar la metodología del aula sino que eligen el horario que creen mejor para sus hijos>>, afirma Asunción Bañón de la Plataforma a favor de la jornada continua. Esta es una cuestión que preocupa a los padres puesto que reaviva, a su vez, el debate sobre la carga de deberes ideal que deben tener los niños. Muchos padres, entre ellos, Juani García, muestran su preocupación ante la posible reducción de tiempo de las lecciones o el aumento de ejercicios para casa. Sin embargo, desde la Plataforma a favor de la jornada continua consideran que es un error pensar que con una jornada intensa habrá más deberes ya que solo es un ajuste de agenda y no del procedimiento en las aulas.

El comedor, usado por muchos niños a los que sus padres, por problemas de horario no pueden recoger a la hora de comer, vería limitada su función. Asunción Bañón no cree que el número de usuarios de este servicio ni las becas destinadas a este, se vean de modo alguno reducidas. En cambio, Juani García, cree que esto supondría una disminución en la plantilla de monitores que sirven y cuidan a los niños durante el descanso para la comida de 13:00 a 15:00. No solo eso, sino que piensa que las empresas que distribuyen la comida a los colegios se irán <<al garete>> si se introduce el horario matinal ya que muchos padres se llevarán a los niños directamente a casa.

Junto a estas empresas del comedor, ser irían, igualmente, <<al garete>> las empresas que se encargan de la organización de las actividades fuera de horario si se implantan las dinámicas que planea introducir la Conselleria. Estas nuevas extraescolares serían gratuitas y tendrían un carácter lúdico. Se llevarían a cabo por las tardes y los encargados de diseñarlas serían los profesores por voluntad propia, es decir, que el profesorado debería comprometerse a hacer algún ejercicio educativo a partir de las 17:00 horas. Asimismo, quiere quitar las actividades de pago que organiza el AMPA porque considera que sería discriminar a los niños de familias con una economía baja que no puedan permitírselas.

<<Si se hace, hay que hacerlo bien. -expresa Mercè Batalla- no se puede cambiar la rutina de los niños por otra y, si luego no funciona, volver a la anterior>>. Para poder implantar un nuevo horario lectivo que sea eficaz y ayude a la mejora de la educación y la conciliación familiar, hay muchos puntos a tener en cuenta. <<Hay que mejorar>>, afirma Juani García con la que concuerdan Asunción Bañón y Mercè Batalla. Asimismo, toda la comunidad educativa debe ser partícipe de la elección puesto que estamos en un país democrático y la educación es de todos.