26 de febrero de 2017

Entrevista a Hugo Rubert: "Que no cojan de excusa el no tener dinero, este proyecto se ha montado con presupuesto cero y estrenamos en pocos días."




¿Recuerdas al primer musical que asististe como espectador?

Quitando de los musicales que hacía el colegio la Consolació en Vila-real, el primer festival al que asistí fue a Hoy no me puedo levantar que vi en Madrid junto a mis padres. Y fue espectacular. De hecho iba a participar en una adaptación que iban a hacer en Burriana pero no pude seguir con el proyecto, aunque me hubiese gustado mucho.

¿En qué momento decides atravesar la barrera del público y dirigir un musical?

Pues si te digo la verdad, lo de dirigirlo me vino por casualidad, porque en un principio lo iba a dirigir David Fernández. Pero por trabajo tuvo que irse a Barcelona y me quedé sin director. Contacté con gente como Carles Alberola pero nadie se atrevió a ponerse al frente del proyecto y ya decidí que me iba a hacer cargo.

¿Cómo nace la idea de hacerlo sobre Joaquín Sabina?

Yo siempre había querido hacer una producción. En principio quería hacer una obra de teatro. Un día fui a Burriana a ver una adaptación del musical de Sabina, me gustó mucho porque siempre me ha gustado como artista y pensé que, en lugar de una obra, por qué no montaba un musical.

 ¿Y el guión lo has escrito tú?

Todo el mundo dice que lo he escrito yo porque en el cartel pusieron por equivocación que yo era guionista y director, pero el guión no es mío. Lo que es mío es la adaptación del guión original de Más de cien mentiras. Yo no puedo llevarme el mérito de haber escrito el guión, solo puedo llevarme el mérito de adaptarlo. Entonces sí, entre comillas podría decirse que el guión es mío.

¿Cómo has diseñado el perfil de cada personaje?

19 días y 500 noches es una adaptación en la que me he cargado bastante el musical original. El musical empieza tras tres años del protagonista, Juan, al que yo interpreto, estuviese en prisión. Juan es una persona que hizo muchas locuras de joven y que en el musical, tras su paso por la cárcel, se ha convertido en una persona seria. Los otros personajes son iguales al guión de Más de cien mentiras a excepción de uno, al que decidí cambiarle el género y convertirlo de hombre a mujer. Este personaje muere antes del musical y es la consciencia de Juan.

Como ya hemos dicho antes, te has encargado de la dirección ¿Cómo ha sido para ti actuar y dirigir a la vez?

(Resopla) Es lo más complicado que he hecho en mi vida, porque, claro, un director cuando está dirigiendo tiene a todos los actores delante y ve los fallos que pueda cometer cada uno. Y si el musical tiene 20 escenas, mi personaje sale en la gran mayoría. Entonces decidí incluirme en ellas pero de forma que pudiese encargarme a la vez de montarlas. A mi personaje no lo he construido bien hasta este último mes, por ello, me paso muchas horas ensayando. Y complicado seria la palabra exacta para describir, dirigir y actuar a la vez, porque si tengo detrás mío a los bailarines y yo, como actor, estoy a un lado del escenario de cara al público, no los puedo dirigir. Así que hemos grabado ensayos y montado y desmontado escenas hasta que nos hemos aclarado.


Te ha costado casi dos años montarlo y has tenido muchos inconvenientes como quedarte sin director ¿No te has planteado dejarlo en ningún momento?

En agosto de 2015, iniciamos el proyecto, hicimos el casting y empezamoslos ensayos pero el montaje real empezó en abril de 2016. Me he planteado mucho el dejarlo, sobre todo en el momento en el que se fueron David Fernández, el director, Carmen Balaguer, la coreógrafa, y Maria Izquierdo, la protagonista. Lo pienso ahora y no sé como he podido sacarlo adelante. En el momento en el que pierdo a la protagonista y a quienes me ayudaban a montarlo, yo no sabía como iba a seguir, pero los actores me animaron a sacarlo adelante pero como no veía las cosas claras, me tomé un descanso de octubre de 2015 a marzo de 2016, en esos meses no quise saber nada del musical. Cuando volvimos a ponerlo en marcha, busqué una nueva protagonista y una coreógrafa, que se lo tuvo que dejar, y me vi obligado a buscar al coreógrafo que tengo ahora. Si no hubiese sido por mis compañeros de musical no hubiese salido adelante porque sin su apoyo, yo estaba solo ya que lo produzco, dirijo y protagonizo.

Estrenáis en marzo y las entradas de una de las sesiones ya están agotadas ¿Cómo te sientes? ¿Te pillo por sorpresa?

Cuando fui a pedir la sala al ayuntamiento, porque aquí debes solicitarlo y dar la mitad de la recaudación a una organización benéfica, yo fui con la idea de tener tres días, de viernes a domingo, pero solo me podían ceder tres días entre semana y no era viable. Tenían libres el 2 y 3 de marzo pero a mi dos días solo se me quedaba corto, yo quería una tercera sesión y les planteé hacer el viernes 3 dos sesiones. Sin embargo, el ayuntamiento se negó y en palabras textuales me aseguró que no iba a llenar ninguna sesión. Saco las entradas el lunes 16 de enero y el miércoles 18 ya no quedan entradas para el estreno del viernes. No es que me pillara de sorpresa (ríe), es que me dio un subidón de energía.

Frente a esta situación ¿Crees que podréis llevarlo a más sitios y sacar algún beneficio?

Sí, la idea es que estas dos representaciones en Vila-real, no sean las últimas. Tengo mucha fe en el proyecto y ha tenido mucho eco. Hay gente de muchos lugares de España que me ha preguntado, porque se han enterado que hacen el musical y no saben donde. Lamentablemente, en Vila-real lo desconoce casi todo el mundo. Y es un musical que, por desgracia, el original se suspendió tras la segunda temporada. Tengo a un productor musical que se encarga de toda la música y estoy mirando de hacer un gira por donde se pueda con músicos en directos.

¿Qué crees que se podría hacer por los jóvenes emprendedores como tú, para que tengan más oportunidades?

Yo esto lo he hecho solo porque me dí cuenta que aquí, en Vila-real, o lo haces tú o no te lo hará nadie. Pero lo agradezco porque gente que es del pueblo y nunca quieren ampliar a la gente como Escura plats o Xarxa teatre, me ha ofrecido trabajar con ellos gracias al musical. Y les estoy muy agradecido pero decliné las ofertas porque no me gusta su forma de trabajo. Aquí en Vila-real, quitando la Consolación, no se hace ningún musical y no es a nivel profesional sino que lo monta la gente porque quiere. Yo he participado en algunos, pero musical a nivel de este, con voz y música en directo y con el montaje que tiene, que es muy fuerte, no se ha visto nunca aquí. Hay quien me ha dicho que la gente del pueblo cuando lo vea se volverá loca. Y que los emprendedores que quieran hacer algo, que no se lo piensen que porque no se haya hecho nunca eso en el pueblo no van a dejar de recibir el calor y el apoyo de la gente que quiera participar, porque de donde menos te lo esperas es de donde más te ayudan. De hecho, yo he tenido varios problemas con el ayuntamiento a la hora de pedir lugar, de pedir subvenciones ya que no se nos ha otorgado ninguna, ni del ayuntamiento ni de la Diputación. Que no cojan de excusa el no tener dinero, este proyecto se ha montado con presupuesto cero y estrenamos en pocos días, así que no hay excusas de es que, pero, ay...eso no sirve porque si uno quiere y tiene ganas lo sacará porque será lo que quiere, con lo que se siente a gusto y disfruta, lo sacará adelante. A mi con todos los problemas que he tenido para sacarlo, lo he acabado sacando. Consiste en ponerle ganas.

24 de febrero de 2017

Al fin y al cabo...


¿Qué pasaría si en el mundo en el que vivimos fuésemos unos personajes salidos de un guión? Cada unx de nosotrxs viviría actuando de un cierto modo en función de las características que lxs definirían. Viviríamos una historia de buenxs y malxs, de ricxs y pobres, de gente aferrada al poder y gente a la que la vida le puede. Pero visto así, parece que no difiere tanto esa historia ficticia de la realidad. En este caso, la expresión "cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia" no podría aplicarse, porque no estamos hablando de parecerse a la realidad, sino de actuarla. 

Tantas veces hemos visto guerras, crímenes, conflictos y los hemos condenado con nuestros seres más cercanxs, pero luego hemos vuelto a nuestra rutina diaria. Hemos vuelto a ejercer ese rol que el guión de la vida nos ha adjudicado a cada uno de nosotrxs. Hay quien disfruta de ese rol, otros deciden cambiarlo por otro y hay a quienes les obligan a cambiarlo, pero sigue siendo la misma historia. 

Los hechos no cambiarán la idea narrativa del autor, hasta que no haya un giro narrativo que despierte en nuestro guionista una sensación de curiosidad por lo desconocido. Sólo si nos ponemos en el lado de ese guionista y pensamos la vida como si pudiésemos hacer cualquier gesto para que todos los seres humanos tuviésemos una vida más digna, entonces podríamos escribir nuevas líneas de ese guión. 

Se necesita de coraje y valor para hacer que ese guionista que está pensando en qué nombre ponerle a sus personajes se olvide de ese problema y se centre en los verdaderos conflictos que suceden en su historia. Se necesita coraje y valor para salir de la zona de confort en la que vivimos. Echamos la vista a un lado cuando vemos en los medios de comunicación lo que está sucediendo y luego somos lxs primerxs en fanfarronear sobre lo bien que estamos frente a otrxs.

Pero a pesar de algunos intentos por cambiar de rol, solemos volver a las manos de ese guionista, ya que al fin y al cabo tan sólo buscamos evadirnos un poco de la realidad y que los buenos momentos nos hagan de efecto placebo para que consigamos olvidar por un momento lo que de verdad pasa en el mundo. 

23 de febrero de 2017

Referencia Musical: Mona Lisa


Esta semana hemos encontrado una canción que nos daría para varias publicaciones, ya que contiene muchas referencias. No obstante, hoy nos centraremos en conocer un poco más a  "Mona Lisa".


Puedo soplar las nubes grises pa' que tengas un buen día
También sé cómo comunicarme por telepatía
Por ti, cruzo las fronteras sin visa
y le saco una buena sonrisa a la "Mona Lisa"


"Mona Lisa" es un retrato realizado en óleo por el pintor italiano renacentista Leonardo da Vinci. Este cuadro también recibe el nombre de "El reatrato de Lisa Gherardini" o "La Gioconda". Da Vinci realizó esta obra en el s. XVI y desde entonces se tienen en cuenta muchas medidas de seguridad para que el cuadro no se deteriore. 

El rey Francisco I de Francia consiguió su adquisición a comienzos del s. XVI. Actualmente se exhibe en el Museo del Louvre en París. 

"Lisa Gherardini" supuso un esfuerzo para Da Vinci, ya que estuvo retocándolo hasta sus últimos días. En 1911 un extrabajador del Louvre llamado Vicenzo Peruggia, descolgó el cuadro y se lo llevó sin que nadie lo viese. El motivo del robo era que el extrabajador consideraba que ese cuadro debería estar expuesto en Italia. Tres años más tarde las autoridades encontraron el cuadro y lo llevaron de vuelta al museo. 

Uno de los grandes misterios de este cuadro es conocer el motivo de la sonrisa de "Mona Lisa". Investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos) intentaron descubrir el motivo y llegaron a la conclusión de que sonreía porque estaba embarazada. Esto lo pudieron demostrar con la representación que aparece en el cuadro de una mujer con las manos hinchadas, sin anillos y posando las mismas sobre su vientre. 


22 de febrero de 2017

Fotografía recomendada: 'A Rushy Shore' de Peter Henry Emerson


Queridxs lectorxs hoy empezamos de nuevo nuestra sección de 'Fotografía recomendada' y lo hacemos con más ilusión y ganas que nunca. A partir de hoy, cada dos miércoles podrás leer una nueva publicación sobre una fotografía que te recomendaremos. 

Hoy os traemos una fotografía titulada "A Rushy Shore" y fue realizada por el británico Peter Henry Emerson. Hemos querido recomendar una de sus fotografías, ya que ellas sirvieron para considerar a la fotografía como una forma de arte. 


Emerson llegó a la conclusión de que la fotografía era un arte pictórico (superior incluso al aguafuerte, al grabado de madera y al dibujo en carbón) por la precisión con la que se podía transmitir una perspectiva. 

Para Emerson la fotografía sólo quedaba relegada por la pintura, debido a la carencia de colores y según pensaba de la capacidad de reproducir relaciones exactas de tonos. Emerson era muy crítico con las copias de combinación, a las cuales consideraba montajes. De modo que para él las imágenes debían ser recibidas tal y como las observaba la visión. 

Sin embargo, unos años más tarde, Emerson se desdijo al publicar "The Death of Naturalistic Photography", en el que comentaba:
"Las limitaciones de la fotografía son tan grandes que, aunque los resultados puedan dar, y a veces, den un cierto placer estético, el medio expresivo se clasificará en la jerarquía inferior entre las artes... porque la individualidad del artista queda trabada o, en una palabra, apenas puede mostrarse [...] En una palabra, me pliego a aquellos que dicen que la fotografía es un arte muy limitado. Lamento profundamente haber llegado a esta conclusión". 

En 1898, al publicar esa tercera versión que comentábamos, lo que hizo Emerson fue cambiar el título al último capítulo que hasta entonces era "Fotografía, un arte pictorialista" por "Fotografía, un no arte". 

Las ideas de Emerson habían atraído a muchos fotógrafos que también consideraban que la fotografía podía considerarse arte y querían conseguir dicho reconocimiento. De modo que a pesar de que Emerson se desdijese de lo que había dicho, sus ideas quedaron entre varios fotógrafos. Tanto es así que en la actualidad podemos ver galerías fotográficas y no cabe duda de que la fotografía debe considerarse arte. 

21 de febrero de 2017

Descubriendo a... Karl Benz


Karl Friedrich Benz, más conocido como Karl Benz, era un ingeniero alemán que en el año 1886 patentó el primer vehículo de la historia que contaba con un motor de explosión.  Esa patente era la número 37.435 en la que se plasmaba el diseño y composición de el Benz Motorwagen.

El Benz Motorwagen era un automóvil que contaba con tres ruedas y un motor de tracción trasera. Tal y como apuntan los datos históricos, Bertha Benz, esposa de Karl, fue la primera persona en la historia en realizar un viaje en automóvil, concretamente 96 kilómetros.

La falta de recursos y de personal, hizo que Karl se viese obligado a asociarse con Friedrich von Fischer en el año 1890. En el año 1893 empezó a producirse el que se conoce como el primer vehículo Benz que contaba con cuatro ruedas.

Como conmemoración a este viaje, todos los años se celebra un desfile de automóviles antiguos.

Si te apetece conocer algo más la vida de Karl Benz y su esposa, te recomiendo el siguiente vídeo:

20 de febrero de 2017

Día internacional de la Pipa


Hoy se celebra el día internacional de la Pipa. Por ello, con esta publicación queremos unirnos a la celebración. Desde que en el año 2008 el foro de fumadores británicos Smokers Forums instituyese el 20 de Febrero como el día mundial para esta celebración, no ha habido año que no se celebre. Hay quien dice que el hecho de celebrar este día es reconocer que la pipa está en desuso y que la celebración sirve para volver a centrar la atención en este elemento. 

No obstante, nosotros consideramos que hay que celebrar este día ya que la pipa ha servido como icono y símbolo para muchas obras de arte, cine e incluso para la descripción de personajes en muchas obras literarias. Hoy queremos compartir con todxs vosotrxs la siguiente imagen. 


Esta imagen pertenece a una serie de imágenes de René Magritte, titulada "La traición de las imágenes". El objetivo de Magritte era el hecho de provocar en el espectador cierta incredulidad y negación que se consigue al leer el texto de la imagen y al ver el dibujo de la pipa.

Los cuadros son una clara muestra del estilo surrealista del autor, los cuales incitan a a una reflexión por parte del espectador. Estos cuadros se pueden encontrar en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (Estados Unidos). 

¿No creéis que es un ejemplo muy apropiado para compartirlo en 'La dialéctica de las imágenes'? 


16 de febrero de 2017

Referencia Musical: Lo que el viento se llevó


La referencia de esta semana ha sido extraída de la canción Di que no te vas de Morat.


Lo que te dejaste
y lo que el viento se llevó.

Gone With the wind (Traducida en España como Lo que el viento se llevó) es una película estadounidense de 1939. Dirigida por Victor Fleming, George Cukor y Sam Wood y protagonizada por Clark Gable y Vivien Leigh. En su momento recibió 10 galardones en los Oscars y se mantuvo como la película más galardonada hasta 1959. Este largometraje es una de las películas más conocidas de la historia del cine pues todos conocemos el momento en el que la protagonista clama al cielo y dice:

 "A Dios pongo por testigo de que jamás volveré a pasar hambre." 

Georgia, 1861. En la elegante mansión sureña de Tara, vive Scarlett O'Hara (Vivien Leigh), la joven más bella, caprichosa y egoísta de la región. Ella suspira por el amor de Ashley (Leslie Howard), pero él está prometido con su prima, la dulce y bondadosa Melanie (Olivia de Havilland). En la última fiesta antes del estallido de la Guerra de Secesión (1861-1865), Scarlett conoce al cínico y apuesto Rhett Butler (Clark Gable), un vividor arrogante y aventurero, que sólo piensa en sí mismo y que no tiene ninguna intención de participar en la contienda. Lo único que él desea es hacerse rico y conquistar el corazón de la hermosa Scarlett. (FILMAFFINITY)




14 de febrero de 2017

¿Por qué el amor es ciego y loco?

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura, como siempre tan loca, les propuso:
- ¿Vamos a jugar al escondite?
La Intriga levantó la ceja intrigada y la Curiosidad, sin poder contenerse preguntó:
- ¿Al escondite? ¿Y cómo es eso?


- Es un juego - Explicó la Locura, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego.

El Entusiasmo bailó secundado por la Euforia, la Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar,  la Verdad prefirió no esconderse. ¿Para qué?, Si al final siempre la hallaban, y la Soberbia opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y la Cobardía prefirió no arriesgarse.
Uno, dos, tres... comenzó a contar la Locura.

La primera en esconderse fue la Pereza, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino. La Fe subió al cielo y la Envidia se escondió tras la sombra de el Triunfo, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto.

La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos, ¿Qué si un lago cristalino? Ideal para la Belleza. ¿Qué si la hendidura de un árbol? Perfecto para la Timidez. ¿Qué si el vuelo de la mariposa? Lo mejor para la Voluptuosidad. ¿Qué si una ráfaga de viento? Magnifico para la Libertad. Así terminó por ocultarse en un rayito de sol.


El Egoísmo, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo... pero sólo para él. La Mentira se escondió en el fondo de los océanos (mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris) y la Pasión y El deseo en el centro de los volcanes. El Olvido... se me olvidó donde se escondió, pero eso no es lo importante.

Cuando la Locura contaba 999.999, el Amor aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado. Hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

Un millón- contó la Locura y comenzó a buscar. La primera en aparecer fue la Pereza, solo a tres pasos de una piedra. Después se escuchó a la Fe discutiendo con Dios en el cielo sobre Teología y la Pasión y El deseo los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a la Envidia y claro, así pudo deducir donde estaba el Triunfo. El Egoísmo no tuvo ni que buscarlo. Él sólito salió disparado de su escondite que había resultado ser un nido de avispas.

De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la Belleza y con la Duda resulto más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún de que lado esconderse. Así fue encontrando a todos, el Talento entre la hierba fresca, a la Angustia en una oscura cueva, a la Mentira detrás del arco iris (mentira, si ella estaba en el fondo del océano) y hasta el Olvido, que ya se le había olvidado que estaba jugando al escondite, pero el Amor no aparecía por ningún sitio. La Locura buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyuelo del planeta, en la cima de las montañas y cuando estaba por darse por vencido divisó un rosal y las rosas. Y tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó. Las espinas habían herido en los ojos a el Amor.


La Locura no sabía que hacer para disculparse, lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo. Desde entonces; desde que por primera vez se jugó al escondite en la tierra:

EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE LO ACOMPAÑA.

El autor de este cuento es desconocido.
@monicasmenero

13 de febrero de 2017

Ejercicios de Estilo de Raymond Queneau

SINOPSIS

En Ejercicios de estilo su autor cuenta un episodio trivial del que es testigo de 99 formas diferentes.







OPINIÓN PERSONAL.

Este libro me ha parecido un monumento a la creatividad pues cuenta la misma historia de 99 formas totalmente diferentes. En cada página parece que cuente una escena diferentes ya que ha sabido hacerlas cada una distinta a la anterior. Creo que es un libro muy inspirador y ayuda a inspirar a la gente en busca de creatividad. No puedo decir mucho más de él, solo os recomiendo que lo leáis.

RETROGRADO
Te deberías añadir un botón en el abrigo, le dice su amigo. Me lo encontré en medio de la plaza de Roma, después de haberlo dejado cuando se precipitaba con avidez sobre un asiento. Acababa de protestar por el empujón de otro viajero que, según él, le atropellaba cada vez que bajaba alguien. Este descarnado joven era portador de un sombrero ridículo. Eso ocurrió en la plataforma de un S completo aquel mediodía.

SOBRE EL AUTOR. 

Raymond Queneau nació el 21 de febrero de 1903 en El Havre y falleció el 25 de octubre de 1976 en Paris. Fue un escritor, poeta y novelista francés. Era cofundador de OuLiPo, miembro del Colegio de Patafísica y director de la Encyclopédie de la Pléiade.


6 de febrero de 2017

Test de cultura general (5)


Hoy te proponemos un reto. ¿Serás capaz de acertar todas las respuestas de nuestro quinto test de cultura general? Para mejorar la experiencia te recomendamos que sitúes tu smartphone, tablet o dispositivo electrónico en posición horizontal.

Si quieres puedes compartir tus resultados en tus redes sociales para que tus amigos o familiares puedan también participar.

1 de febrero de 2017

Los profesores


Sigo en mi empeño en llegar a escribir 1.500 palabras en una sola entrada. Hoy he decidido hablar de los profesores y hacer un repaso de los que he tenido y me han marcado. Por tu vida pasa mucha gente, a algunas la olvidas sin poder evitarlo y a otras no puedes.

Para empezar me gustaría hacer un repaso de todos los profesores y todas las profesoras que me han marcado para bien. Una de las profesoras que más recuerdo es A, quien me enseñó a leer y escribir en la escuela de infantil y que se trasladó del colegio de los pequeños al centro de primaria, para ser mi tutora en mi último año de escuela.

Siguiendo en mi formación primaria, debo destacar a M, quien me enseñó que era un mandala y como me podía relajar. Ella paraba las clases cuando veía que algunos estaban algo despistados o agobiados y nos daba diez minutos para que pintáramos un mandala, que luego colgábamos en el aula. A M la tengo siempre muy presente porque nos dejó demasiado pronto y eso también nos marcó.

A esta primera M, le seguiría otra M, la cual venía a ocupar el sitio de la primera. Recuerdo que en su primer día de clase nos advirtió que ella “podía ser la mejor a las buenas o la peor a las malas” que todo dependía de nosotros y nuestro comportamiento. Por suerte, fue la mejor y nunca tuvo la necesidad de ser la peor. Al finalizar el curso académico, y ante la ausencia de una plaza fija, no la íbamos a tener al año siguiente por lo que para que no la olvidaramos nos entregó una foto de todos con ella a cada uno acompañada de una carta destacando las mejores cualidades de cada uno y donde nos daba, en cierta forma, parte de su corazón con cada palabra.

Siempre me ha encantado al gente que escribe de su puño y letra una carta a otra ya que demuestra que la quiere y le importa. Porque, señoras y señores, una carta a mano nunca, nunca, nunca es igual que una a ordenador. Y no hablo de tener buena o mala caligrafía, sino del tiempo dedicado a ella. De volver a empezarla cada vez que no nos gusta como ha quedado una frase o ante un error. Puede que venga desde ese momento mi obsesión por escribirle cartas a mis seres queridos.

A esta M, le siguió una C, que nos enseñó a ilusionarnos por las cosas y nos enseñó lo bonitos que son los reencuentros. C solo estuvo dos años con nosotros pero nos reencontramos con ella en nuestro viaje de final de curso, ya que el colegio donde ella trabajaba entonces también había elegido ese destino como excursión.

Hubo otra M, la que fundó el coro del colegio y nos enseñó muchas canciones y una J, que siguió con el coro. Siempre me acuerdo del día que cantamos Caminando por la vida de Melendi sin haberla ensayado nunca. Ella guitarra en mano y nosotros ilusionados. Tampoco puedo olvidar nuestra actuación más especial -o al menos para mí-, que no fue ni cuando cantamos en la Universitat Jaume I con otros coros ni cuando fuimos al estudio de grabación a participar en un cd de villancios. Nuestra actuación más especial fue cuando visitamos la residencia de ancianos. Por un momento me sentí una superheroína porque entretuvimos a nuestros mayores y fuimos testigos de como la ilusión nacía en sus ojos ante un grupo de chiquillos cantando. Los chicos del coro siempre me evoca a esos tiempos en la que mi voz aún no había cambiado y aún pensaba que tenía alguna oportunidad de ir a eurojunior (¡bendita inocencia! ¡bendita infancia!)

No puedo olvidarme de otra J, que también se fue demasiado pronto. No fue profesor mío pero siempre estuvo presente y se ganó el cariño de todo el alumnado que pisó el colegio mientras él estuvo. 
Ya llegamos al instituto, donde he tenido un variopinto abanico de profesores. Empezaré destacando una A que me enseñó mucho al principio y al final de la ESO y durante todo el bachillerato. También una P, que hizo todo lo posible para que entendiera el contenido y no me diese por vencida. Ambas estaban dispuestas a escuchar los problemas de sus alumnos y ayudarlos en todo lo posible.

Luego llegó una F que nos enseñó mucho y no solo dentro del aula. F fue una brisa de aire fresco que vino a sustituir a una profesora que no nos sabia trasmitir. Recuerdo cuando nos comunicó que la sustitución estaba llegando a su fin y que, tras un trimestre muy productivo, tenía que irse. Para la última clase con él, le organizamos una sorpresa con un regalito. Fue la primera ocasión que una treintena de adolescentes trabajaba a la par. Con los años eso se repetiría mucho entre nosotros.

Llegó otra M, que nos enseñó que era la empatía, la solidaridad y como había que mediar con la vida. Más que como de profesora a alumna, sus enseñanzas eran de persona a persona en proceso. También llegó N. N era una de esas profesoras que de verdad tienen vocación y que hacen lo que quieren y quieren lo que hacen. Ese tipo de profesores que no han perdido el interés ni la ilusión por enseñar y eso nos llegaba y nos motivaba a ser mejores como alumnos.

Por aquel entonces apareció C, una profesora inquieta con cierta rebeldía que conseguía toda la atención de los alumnos solo con entrar por la puerta del aula. Y llegó otra A que con dureza en el aula y todo su esfuerzo consiguió enseñarnos y dejarnos huella.

Seguramente me he dejado muchos más porque en diecisiete años he tenido muchos profesores por no hablar de los que tengo actualmente o tuve el pasado año.

Por otro lado hubo profesores que me marcaron pero negativamente. Empezando por D, un profesor que se veía claramente que había perdido la ilusión que le llevó a ser profesor. Y no fue el único así, también P o E, demostraron una desilusión total por su profesión y nos lo trasladaron, no sé si consciente o inconscientemente, a los alumnos. Y otros que directamente eran el caos hecho persona.

Pero hubo otros y otras que recuerdo por cosas puntuales. Por ejemplo, una profesora que tuve en el parvulario a la que no recuerdo prácticamente pero recuerdo que una vez entraron en el colegio y le robaron el bolso mientras nosotros estábamos en el patio. Recuerdo que se colaron por una ventana y que una de mis compañeras se había quedado escondida debajo del escritorio de la profesora y estuvo allí durante el robo -y por suerte el ladrón no se dio cuenta-. También recuerdo a una profesora que a mi nunca me dio clase pero que era conocido por todos que se echaba alguna siesta en clase.

Esos fueron algunos de mis maestros en los centros educativos a los que fui. Pero también me enseñaron otros, como J, mi profesor de la autoescuela, que tuvo mucha paciencia y poco miedo conmigo.

Y hoy me he quedado con 1.207 palabras. Parece que progresamos adecuadamente como en el colegio.
http://ladialecticadelasimagenes.blogspot.com.es/2016/09/reportaje-playa-la-renega.html