18 de noviembre de 2014

Carpe diem.

Cuando eres pequeña te gustan las cosas que de mayor no puedes tener, como dormirte en el sofá y despertarte en la cama, sentir que tus padres te arropan. O te gusta saltar en la cama, aunque tu madre te diga por activa y por pasiva que la cama no es para saltar y lo entiendes de mayor cuando casi te das contra el techo. De pequeña te encantaba la navidad, especialmente los anuncios de juguetes, ahora sólo te provoca nostalgia. De pequeña eras una fanática de los teletubbies, ahora no entiendes que podías verles. Con los años añoras momentos que no van a volver como escribir con ilusión la carta de los reyes ¿Hay algo más tierno? A mi me encantaba acurrucarme junto a mi madre en el sofá, ahora ya no cabemos.

Aprovecha el momento antes de que pase.





@monicasmenero

No hay comentarios:

Publicar un comentario